FORMAR PARA EL BIEN COMÚN

Sueldo Ético y sentido común

Nuevamente la Iglesia Católica ha hablado de un tema en deuda con la sociedad civil, en la voz de Mons. Alejandro Goic, quien afirmó que este país es completamente desigual y que el sueldo mínimo debería llegar a los $400.000. Y ¿Por qué la Iglesia opina? ¿Qué sabe un pastor de este tema?


Monseñor Goic, obispo de Rancagua es testigo del drama humano que signifca para miles de familias llegar a fin de mes con la angustia de no poder pagar el pan para la mesa. Y no pensemos que estamos hablando de aquellos pobres que viven en la calle. No sólo ellos. Sino de la extensa clase media, la que numéricamente, no es pobre, pero que en la ralidad, sí lo es. Esto es un hecho que se debe abordar no solo con números y teorías económicas, sino que también, con la mirada humana de un Iglesia que trabaja día a día por el Bien Común en la sociedad.


Ya lo ha hecho el Papa Francisco, quien en la carta Encíclica “Laudato Si’: sobre el cuidado de la casa común”, expresó que “La verdadera sabiduría, producto de la reflexión, del diálogo y del encuentro generoso entre las personas, no se consigue con una mera acumulación de datos que termina saturando y obnubilando, en una especie de contaminación mental”. Palabras que le valieron tildarlo como “el Papa comunistas” por algunos, pero que no ven que la Iglesia no es ni de izquierdas, ni derechas, ni centros. Es la portadora del Mensaje de Cristo, quien desde ninguna tribuna partidista, puso a la persona y su mundo, en el centro de sus preocupaciones cotidianas.


Así, gran parte de este foco se encuentra sintetizado en la Doctrina Social de la Iglesia, que nace como respuesta a las injusticias que vive el hombre en su sociedad y que en el caso del sueldo mensual, aplastan sus derechos por sobre la productividad económica, en lo que el  Papa Francisco llama el modelo del “descarte”. Entonces, ahora como chilenos nos tenemos que preguntar , y ¿cómo estamos en casa? Me alegro de  la noticia de Monseñor Goic, ya que desde ya hace mucho que no oía en la discusión pública la pobreza como eje central. Se ha hablado tanto de los derechos , de libertades, pero no de protección, de compasión y dignidad. Me laegro que los derechos de la clase media y los pobres  hagan noticia. Pero más me alegraría que sea la respuesta la que ocupe las portadas.


Tengo esperanza que este remezón que ha producido Monseñor Alejandro Goic genere respuesta a una realidad que no puede esperar. Una respuesta que combine los números con el sentido común.


Coordinador Santiago Secundarios, Escuela de Líderes Católicos.