FORMAR PARA EL BIEN COMÚN

Se gradúan los nuevos líderes para el bien común en la Escuela de Líderes Católicos

Alumnos de las distintas diócesis de Chile entre La Serena y Los Ángeles llegaron al Campus UC San Joaquín para graduarse de la Escuela Nacional de Líderes Católicos, una ceremonia marcada por  entusiasmo de la próxima visita del Papa Francisco a Chile.

En el marco de la Graduación Nacional de la Academia de Líderes Católicos, que este fin de semana congregó a secundarios, universitarios y profesionales de la ciudad de La Serena, Valparaíso, Puente Alto, Santiago, Linares y Los Ángeles.

La cita comenzó temprano, iniciando en el Santuario del Padre Hurtado con  la charla motivacional “Claves de la visita del Papa Francisco en Chile”. El espacio contó con la participación de Mons. Fernando Ramos quien hablo de la agenda de Francisco en nuestro país.

La jornada continuó con la visita guiada por las dependencias del Santuario para luego partir con destino a la Intendencia de Santiago donde nos recibieron muy atentamente en nuestro encuentro con los lugares patrimoniales de la ciudad.     

Fue en Campus San Joaquín UC, donde se llevó a cabo el tradicional concurso de oratoria en el cual participan los representantes de cada escuela de las distintas diócesis de Chile, siendo la alumna de la Escuela de Los Ángeles la ganadora del concurso, convenciendo al jurado.

Posteriormente, se dio paso a la Santa Misa y ceremonia, ambas presidida por el Arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo Ezzati, quien entregó personalmente los diplomas a los graduados del programa. Sin lugar a dudas, la nota emotiva de la graduación fue durante la entrega del Premio Líderes Católicos.

La Escuela Nacional de Líderes Católicos es uno de los niveles de formación de la Academia de Líderes Católicos, la cual entrega herramientas y abriendo espacios de diálogo y discernimiento a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia en todo Chile, llevando educación de excelencia a distintos sectores de Chile y desarrollando nuestro trabajo con el apoyo expreso de sus obispos, quienes además han realizado clases en cada una de las escuelas.